Ahora está aquí: Christian M. Walter » Reseñas » Sobre Bastidores

Sobre bastidores

Joaquín Peña-Toro

05-06-09 a 25-07-09

CENTRO DAMIÁN BAYÓN

Plaza de España s/n
Santa Fé, Granada

Sobre Bastidores es un proyecto que continúa explorando el trabajo que Christian M. Walter –taller de serigrafía– lleva realizando desde 1986 en la Vega de Granada.

Las posibilidades del Centro Damián Bayón del Instituto de América de Santa Fe, nos permiten ahora ampliar nuestra visión sobre la actividad del taller sumando, a una selección de las estampas que no pueden faltar, un buen número de piezas nunca antes expuestas. Se trata de serigrafías que añaden nuevos puntos de vista y completan las facetas del taller.

Seguimos en esta ocasión el relato iniciado a finales de 2007 en el desaparecido centro cultural de Caja Granada en la calle San Antón. En aquel momento lanzábamos la mirada a las dos décadas de producción serigráfica y se mostraban, fundamentalmente, las ediciones sobre papel más representativas.

Algunas de las piezas inéditas, hasta ahora, lo son porque han estado producidas muy recientemente (con el apoyo del programa Iniciarte). Como taller vivo en pleno desarrollo, Sobre Bastidores muestra en primicia algunas de las nuevas estampas.

Otras tienen unas dimensiones, casi tres metros de ancho mide la estampación sobre tela de Federico Guzmán o por encima del metro y medio una excepcional pieza de Soledad Sevilla, que han hecho difícil exponerlas hasta esta ocasión.

Y, por otro lado, hemos querido hacer hincapié en esta muestra sobre las estampas que no forman parte de una tirada (o ésta es muy reducida hasta ser monotipos), o bien están realizadas sobre otros soportes distintos al papel o que reúnen ambas características. Las “rarezas exquisitas” que el taller atesora en su archivo y escasamente han podido verse.

Departamento de Investigación

El taller de Belicena cuenta con un potente departamento de investigación: la inquietud inagotable de Christian Mathias Walter (Saarbrücken, Alemania 1959). De esta manera se explica la constante renovación en los procesos y materiales de las estampas que salen de sus bastidores. Con cada artista (incluso con cada una de sus obras) el desarrollo es irrepetible. Así el taller puede empezar la semana conceptual y terminarla abstracto.

Las imágenes pueden llegar por las vías más variadas. Rogelio López Cuenca prepara iconos pensados desde su génesis para la serigrafía, con tintas limitadas en su número y perfiles. Los hace llegar por internet antes de supervisar la tirada y utiliza la serigrafía ahondando en sus orígenes para la comunicación de masas. Envía un mensaje contundente: “Today’s prices will seem cheap in a few years” que debe ser transmitido por una tipografía seca y perfectamente contrastada que sublima el cartel sindicalista para insertarlo en el corazón del sistema. El componente dorado y la fragmentación de la frase camuflan su incontestable verdad. En otra de las piezas inéditas, López Cuenca hace convivir los puños en alto con una paella festiva. La sartén está escoltada por cuatro figuras que tienen la apariencia de las siluetas vectorizadas desde un anónimo banco de imágenes.

En una sola tinta negra, los porteadores y su sombra se metamorfosean en cornucopias decorativas alrededor del disco de arroz dorado.

Aún pueden estar frescas las últimas siluetas estampadas, cuando los bastidores ya están recibiendo nuevos golpes de luz que maticen el paso de la tinta.

Encadenando una producción con otra, en el taller ya trabaja Miguel Rodríguez- Acosta sobre una pareja de estampas. En esta ocasión el proceso no parte de una imagen final cerrada, sino de una intuición cromática. Las imágenes en las que se basa, llegan bajo el brazo del pintor en forma de pequeños e íntimos lienzos que dejan pistas que seguir hasta el resultado. Rodríguez-Acosta lleva a la serigrafía su técnica de ensayo y superposición, flexibilizando la rigidez de las tintas planas hasta conseguir la untuosidad orgánica de sus óleos. Miguel Rodríguez-Acosta estudia unas pruebas de color en el taller de Christian Walter.

La pareja de estampas –Alhambrería vii y ix– comparte la mitad de sus genes y, siendo su composición paralela, la esencia de su trabajo cromático es divergente, dando dos sensaciones complementarias. El rojo late en su núcleo dejando la constelación de puntos a contraluz; mientras que el rosa vira el gris de la pléyade en verdoso, por contraste simultáneo. ¿Cómo puede comportarse un mismo tono neutro de modo tan diferente? Sólo con un hábil manejo del color del que Rodríguez-Acosta hace cómplice a Walter.

Christian Walter ejerce también la docencia transmitiendo estas experiencias únicas en talleres que han tenido lugar en Jaén, Murcia, Bilbao, Madrid y Cuenca. O fuera de España, en Nicaragua y Guatemala donde colabora con un proyecto de la Fundación ArtSur financiado por la AECID. El taller, a su vez, recibe el beneficio que supone ampliar sus horizontes y entrar en contacto artistas como el conquense Santiago Torralba.

Estampas únicas

A priori suena paradójico, pero algunas de las piezas aquí mostradas son monotipos realizados con un procedimiento de vocación numerosa. Y, sin embargo, un taller de serigrafía artística parece llamado a este fin. La técnica permite la multiplicación, en teoría, infinita. Pero, voluntariamente, limitamos las posibilidades mecánicas para crear originales, aunque formen parte de una tirada. Los monotipos son la expresión última de esa intención. Sumemos a esto un cambio de soporte, estampando sobre tela, y obtendremos una serigrafía que se acerca mucho a la pintura. O que lo es: –Unidades de medida– de Julio Juste es un cuadro donde la serigrafía se une a otras intervenciones del pintor como una técnica más dentro de la obra.

Una consecuencia lógica de la obra gráfica de Juste donde abundan las actuaciones singulares en cada estampa de la serie, como en –Brandy Brindis– y de su extensión al diseño gráfico donde collage, tejido, ceras y serigrafía participan por igual para invocar la figura de Manuel de Falla en el cartel para el XlV Festival Internacional de Música y Danza.

En todo este recorrido hemos visto llegar nuevos materiales, técnicas y autores a la estampación que el taller ha ido incorporando. Seguir ampliando los matices de la serigrafía es la victoria que cada día Walter conquista en la nave de Belicena, siempre inquieto.

(Para hacer un recorrido visual de “Sobre Bastidores” ir a Exposiciones del Taller)

(Descargar en pdf)

Top